Una oficina inspiradora

Una oficina inspiradora

marzo 18, 2014

En el mundo publicitario los creativos necesitamos desenvolvernos en un espacio ameno y amigable, sencillo pero atractivo, que nos haga sentir cómodos independientemente del exterior, en pocas palabras, que nos inspire.

No me refiero a tener muebles impresionantes y de primera calidad, equipos y programas de cómputo de los más actualizados, aunque que si los hay tampoco están de más.

Les cuento un poco, aún recuerdo mi primer visita a Carbono. Desde que esperé en la recepción llamó mi atención el acomodo, la iluminación. En mí sí aplicó eso de “la primera impresión es la que cuenta”. Fue de esas veces en las que al salir de un lugar uno piensa: ¡está muy padre!

Los colores me atraparon, las frases me invitaron a la reflexión, el ambiente era atractivo sin importar que quienes estaban en la oficina eran personas completamente desconocidas para mí.

Eso es lo que hace sentir bien a los creativos. Un espacio que les ayude a proyectar sus ideas en un arte, en un copy, en toda una campaña. Estar en un lugar mágico que los invite a disfrutar su trabajo aún más de lo que ya les encanta hacerlo.

En el actuar diario tendemos a convertir muchas acciones en algo rutinario, repetitivo y sin chiste. Pero si llegas a ese que en verdad es tu segundo hogar, levantas la mirada y lees algo que te inspira, ves algo que te recuerda lo padre que es el mundo publicitario y que te motiva a conectarte y concentrarte en tu trabajo, en verdad lo agradeces.

Por colegas en el ámbito sé que hay gran variedad de aspectos que pueden brindarte unas agencias y otras no, he sabido de espacios para jugar videojuegos, cuartos de televisión, amplios comedores e incluso en algunas te permiten llevar a tu mascota, pero lo único y verdaderamente importante es que el espacio en el que laboras te haga sentir bien, a gusto, contento.

Los invito a reconocer el esfuerzo y empeño de quienes dirigen la agencia a la que pertenecen, pues han logrado no sólo que al estar en la agencia sus clientes se lleven una buena impresión del ambiente y trabajo realizado en la misma, sino que sus creativos se sientan bien por el simple hecho de trabajar ahí.

Por mi parte sólo me queda decir: ¡Me encanta crear en una oficina Carbonamente inspiradora!

Olin Romero